Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos y para mejorar la experiencia del usuario. Más información

Semana 21 de embarazo gemelar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen cedida por @mamiendoguerrera

Entramos en la semana 21 de embarazo múltiple.  

Ahora que ya te han confirmado el sexo de tus bebés… ¿Ya habéis elegido los nombres que les vais a poner? Si ya es difícil determinar el nombre de uno, cuando hay dos la tarea se complica. O no, porque si teníamos pensado un nombre de niña y otro de niño, y viene la parejita, ¡problema resuelto!

Aunque no siempre es tan fácil, más abajo te planteamos algunas reflexiones acerca de la elección de los nombres de tus peques.

 

Tus bebés en la semana 21 de embarazo múltiple

Tus bebés ya pesan entre 314-790 gr aproximadamente.

Pensarás que es una oscilación de peso muy grande pero es que hablamos del peso entre un percentil 10 y un 90 (unos bebés pequeñitos frente a unos más grandes que la media). El tamaño de los bebés es muy variable pero es verdad que lo más probable es que tus gemelos/mellizos estén más cerca de un percentil 10 que de un 90.

En cuanto al tamaño, están alrededor de 24 cm.

Al final de esta semana tus bebés ya son capaces de tragar líquido amniótico que a su vez excretarán por la orina, manteniendo así el equilibrio en la cantidad de líquido en la bolsa o bolsas amnióticas.

Además, como curiosidad, ya tienen uñas en los pies aunque no del todo formadas.

Ya es probable que empieces a notar e identificar claramente los movimientos de tus bebés. ¡Qué emocionante! Es normal, a estas alturas del embarazo, que todavía no los notes con una frecuencia constante, ni siquiera todos los días.

La elección de nombres de tus gemelos/mellizos

Tarea que puede parecer sencilla a priori, el caso es que, no siempre, resulta tan fácil. Porque son dos nombres que vas a repetir mucho, y lo que es más, simultáneamente. Por lo tanto, quizás parece una tontería ahora mismo, pero merece la pena valorar la sonoridad de ambos nombres juntos (que no den lugar a cacofonías, o a chistes…). ¿Una recomendación? Prueba a repetir en voz alta los dos nombres juntos, alternando el que dices primero. Grábate un audio. Y comprueba que suene “bien” de ambas formas… Y la prueba de fuego… Visualízate diciéndolos (prácticamente gritando) en un parque atestado de niños. Porque en el futuro lo harás, muy a menudo.

Después también debemos tener consideraciones acerca del origen de cada nombre. Pongamos que queréis ponerle a uno de los bebés el nombre de papá, y el otro es varón también. Es importante buscar para el segundo un nombre que sea significativo e importante para vosotros. Porque en el futuro, ellos mismos os preguntarán el origen de sus nombres, especialmente si uno es el de papá o el de un familiar muy querido para vosotros. Su hermano (el que no se llama como papá o ese familiar especial) querrá saber de dónde viene su nombre y para él será importante que tenga un origen tan relevante como el de su hermano.