Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos y para mejorar la experiencia del usuario. Más información

Semana 14 de embarazo gemelar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen cedida por @mamiendoguerrera

Entramos en la semana 14 de embarazo múltiple, ya estamos de lleno en el segundo trimestre.  

En estas semanas suelen mejorar todos los síntomas del embarazo y es cuando mejor te vas a sentir.

¿Has pensado en hacer algún viaje? Ahora es el mejor momento. Tu barriga aún es incipiente, todavía duermes bien. Es seguro viajar ahora.

Si os animáis, disfrutaréis un montón de una babymoon, una segunda luna de miel, vuestro último viaje los dos solos antes de que lleguen los peques.

 

Tus bebés en la semana 14 de embarazo múltiple

En la semana 14 los bebés miden unos 10 centímetros y pesan unos 25 gramos cada uno.

Su piel todavía es muy fina y transparente, pero ya está recubierta por el lanugo, un vello fino que actúa como capa protectora.

Los rasgos faciales de los bebés van haciéndose más evidentes. Y empiezan a hacer muecas, como por ejemplo bostezar.

Ecografía de los bebés de Sònia: 14 semanas de embarazo gemelar

Tu cuerpo en la semana 14 de embarazo gemelar

Nunca habías sentido tu pecho tan enorme. Si no lo has hecho hasta ahora, es buen momento para comprar un sujetador de embarazo (sin aros, de una tela natural y transpirable). Puedes aprovechar y elegir un modelo que sea de lactancia y así lo aprovecharás también una vez nacidos los bebés. La particularidad de los sujetadores de lactancia es que permiten descubrir cada uno de tus pechos de forma independiente. Hay diferentes mecanismos, puedes buscar el que mejor se te adapte.

Es posible que empieces a padecer calambres, especialmente durante la noche. No suponen ningún problema, lo único es que son tremendamente molestos. Puedes prevenirlos (o intentarlo, al menos) evitando el uso de tacones altos, no permaneciendo demasiadas horas de pie o sentada con las piernas cruzadas, y dándote un baño con agua caliente antes de acostarte.